Solemos creer que una la Astrología nos puede hablar sobre un destino que estaría supuestamente pre-determinado. ¿Cómo me irá en el amor? ¿Tendré dinero? ¿Y salud?

De igual forma, se considera al Astrólogo como una especie de mago que puede describir a una persona que no conoce, valiéndose de unos pocos datos. ¿Cómo somos los de géminis? ¿Cómo se llevan leo y piscis?

En realidad, la astrología es un lenguaje simbólico que nos ayuda a comprender el sentido de lo que (nos) pasa y descubrir el potencial que podemos llegar a ser. Las preguntas, entonces, cambian. ¿Por qué ocurre este hecho en mi vida? ¿Qué propósito tiene esta relación? ¿Qué significado tiene mi pasado? ¿Qué puedo aprender sobre mí mismo?

Desde tiempos inmemoriales, los seres humanos hemos observado el cielo y la tierra intentando comprender el vínculo entre la inmensidad del universo y lo que sucede en nuestro planeta. En palabras del antiguo Hermes Trismegisto: como es arriba, es abajo. Al mirar hacia el cielo, intentamos comprendernos a nosotros mismos.

 

La astrología es un conocimiento milenario. Este lenguaje sagrado estudia la posición y el movimiento de los astros y nos permite comprender la relación holística entre lo que sucede en el cielo y lo que acontece en la vida de los seres humanos. Bien utilizada, la astrología puede ser una gran herramienta para profundizar el proceso de auto-conocimiento y comprender las experiencias de los seres humanos tanto a nivel individual como universal.

La astrología humanística o psicológica trabaja sobre el concepto de sincronía, entendiendo que la relación hombre-cosmos no es una relación de “influencia” sino un vínculo de tipo holográfico. Se trata de cambiar nuestro paradigma de pensamiento, es decir la forma en que miramos, hacia una visión ecológica del universo.

Es importante notar que astrológicamente, no es legítimo pretender que todas las personas de un signo sean iguales o que les ocurran las mismas cosas, ni tampoco realizar predicciones que excluyen la posibilidad de creatividad, cambio y aprendizaje en el ser humano.

 

Lo que la astrología NO es!

La astrología no es tarot ni ningún otro sistema de cartas. (La carta natal no es una carta de mazo sino un gráfico del cielo.)

La astrología no es adivinación ni es videncia. (Se estudia y ejercita como muchos otros saberes.)

La astrología no responde al paradigma de la ciencia positivista, porque es anterior al mismo. (No se comprueba utilizando el método de la ciencia moderna porque su conocimiento es previo.)

La astrología no es mitología ni astronomía. (Aunque alguna vez fueron un sólo conjunto de saberes y creencias.)

La astrología no requiere un acto de fe sino una mente abierta. (No se trata de “creer” o “no creer” sino de escuchar y reflexionar.)

En esta Charla Abierta de Introducción a la Astrología, abordamos este Lenguaje Simbólico desde una perspectiva más profunda a la que estamos habituados por los medios masivos de comunicación.

 

 

Consultá sobre las próximas fechas y reservá tu lugar
×
¡Hola! Si tenés dudas o querés reservar un turno, escribirnos!